Falta 70 día para Qatar 2022

Faltan 68 días para Qatar 2022

Brasil 42: el Mundial en que Argentina era máxima candidata pero no se jugó

La copa del mundo de 1942 debería haberse disputado en América Latina. A pesar de los intentos del Führer y Mussolini, la II Guerra Mundial no lo permitió
Federico Argento
Seleccion-Argentina-Campeonato-sudamericano-1946

La Segunda Guerra Mundial dejó a los aficionados del fútbol doce años sin torneos mundialistas, desde Francia 1938 hasta Brasil 1950 en donde la pelota volvió a rodar. Debido al conflicto en Europa, las ediciones de 1942 y 1946 del torneo de la FIFA no tuvieron lugar.

Pero una de ellas ya tenía la sede casi definida. Eran 2 los países que quedaban en la disputa por ver quién iba a ser el anfitrión. El Mundial de 1942 casi podría haber pasado a la historia como Brasil ’42 o Alemania ’42.

Los brasileños tenían una ventaja, ya que la FIFA quería celebrar una nueva Copa del Mundo en América del Sur, después de dos ediciones consecutivas en Europa (Italia-1934 y Francia-1938).

Sin embargo, el régimen nazi alemán intentó por todos los medios imaginables organizar la competencia. Ya tenían un antecedente de mucho peso puesto que habían llevado adelante los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 y ya contaban entonces con toda la infraestructura para armar el Mundial de Fútbol.

Sin embargo, la guerra estalló antes de que la FIFA pudiera tomar una decisión, y la Copa Mundial de 1942 nunca tuvo un asiento definitivo.

En los primeros meses parecía que el Mundial iba a tener lugar ya que cuando la guerra estalló, la FIFA declaró que el fútbol debía seguir adelante, y que futbolísticamente no existían diferencias entre los países neutrales y los belicosos. 

La reunión para nombrar a Alemania como sede se celebraría en Luxemburgo en mayo de 1940, pero el bombardeo de las fuerzas alemanas al oeste de Europa deshizo toda esperanza de un rápido fin a la guerra, y el congreso fue cancelado al igual que la Copa del Mundo de 1942.

Los combinados de Alemania e Italia hacen el saludo nazi a un oficial teutón antes del inicio de un partido amistoso en París durante los años de la ocupación.

El Mundial perdido: los futbolistas estrellas que no jugaron

De haberse jugado, hubiera sido el Mundial de Stanley Matthews, de la Austria mágica, de la Italia de Valentino Mazzola, de la Argentina de la máquina de River Plate (Muñoz, Moreno, Pedernera, Labruna y Loustau), de la Hungría del fútbol arte, de los violinistas checoslovacos, del Brasil de Leonidas da Silva, del orgullo charrúa, de una primera gran selección soviética dominada por los ucranianos del Dinamo de Kiev.

Lo cierto es que en el verano del 42, ningún lugar del planeta reunía las condiciones necesarias para que selecciones europeas y latinoamericanas se jugasen entre ellas la Copa Jules Rimet. Tres años antes, la Alemania nazi había invadido Polonia, y aquel mes de junio, tropas alemanas cruzaban el Volga para atacar los pozos de petróleo soviéticos del Sur del Cáucaso, carros blindados alemanes y británicos combatían en Libia y Egipto, y Estados Unidos derrotaba a la marina de guerra japonesa en Midway al tiempo que preparaba la contraofensiva de Guadalcanal.

En América del Sur, ya se perfilaban Brasil y Uruguay (que ya tenía a Obdulio Varela y Raúl Schiaffino, dos de los protagonistas del Maracanazo de 1950) pero sin dudas el candidato máximo era Argentina.

En ese momento la albiceleste tenía un quinteto de ataque abrumador, con énfasis en tres nombres: Adolfo Pedernera, Ángel Labruna y Félix Loustau, todos del inmejorable equipo de River Plate que dominó el fútbol local entre 1941 y 1947. Además, había otros jóvenes, como Tucho Méndez, de Huracán, y Vicente de la Mata, de Independiente, entre otros nombres clásicos del fútbol argentino.

De Europa, el equipo más poderoso hubiera sido Suecia, que tuvo en sus ataques dos genios: Gunnar Nordahl, de Norrköping, y Gunnar Gren, de IFK Gothenburg. España también tenía un equipo muy fuerte, que mezclaba las dos mayores potencias del fútbol ibérico de la época: el Athletic de Bilbao y el Valencia.

Otra ausencia sentida fue la de Italia, que hubiera formado su selección basada en el muy fuerte Torino de la década de 1940. El equipo fue campeón nacional en 1942/43, antes de la interrupción del fútbol en el país, y luego alineó cuatro escudetos seguidos entre las temporadas 1945/46 y 1948/49. Aparte de eso, todavía había varios jugadores en la Juventus, como Giampiero Boniperti y Silvio Piola.

La chance perdida

Hubiera sido sin duda una fiesta del deporte. Futbolistas descomunales se perdieron la chance de marcar la historia, ya que toda esa generación se perdió también la chance de jugar en 1946 y para 1950, cuando se volvió a disputar el Mundial (esta vez sí en Brasil) algunos ya estaban retirados o lejos de sus mejores épocas.

Si bien el conflicto militar terminó en 1945, la decisión de no llevar a cabo un mundial se alargó hasta 1949. Algunos futbolistas se enlistaron en el ejército y lamentablemente, muchos de ellos murieron en combate. Una generación perdida para el deporte, una triste historia de guerra y muerte que esperemos que no vuelva a repetirse nunca más.

mundial 2026
Puedes leer: Cuáles serán las sedes del Mundial 2026

Te puede interesar:

También te puede interesar...

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram