Falta 199 día para Qatar 2022

Faltan 197 días para Qatar 2022

La fabulosa historia de la Copa Jules Rimet: el primer trofeo mundialista

Antes de la actual Copa que se entrega al campeón del Mundial de fútbol, la FIFA otorgaba la Copa Jules Rimet. Conocé su historia, por qué no se entrega más y qué fue de su robo.
Federico Argento
jules rimet

 La historia del primer trofeo es digna de cualquier novela de ficción y está plagada de giros inesperados. Quizás las mentes más ambiciosas y divagantes de aquellos locos años 20s podían sospechar que lo que estaban planenado se iba a convertir en esta fiesta mundial que es hoy en día. Los mundiales de fútbol convocan millones de personas en todo el planeta Y su historia empezó hace casi 100 años.

Se crea el Mundial de Fútbol

El fútbol ya había generado interés desde que fue incluido como deporte de demostración en los Juegos Olímpicos de París 1900. En 1904 se fundó la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA por sus siglas en francés) con el fin de desarrollar este deporte.

Para los Juegos Olímpicos de París 1924 la FIFA se encargó de la organización del torneo. El éxito de esos eventos le dieron la razón a Jules Rimet, entonces presidente de la FIFA, para darle rienda suelta a la la organización del primer Campeonato Mundial de Fútbol, que se celebraría en Uruguay, campeón olímpico en 1924 y 1928.

En 1928, luego de ser aprobada la organización de lo que sería la primera Copa del Mundo, Jules Rimet, le encargó a Abel Lafleur, un orfebre amigo, la confeccion del primer trofeo que se le otorgaría a la selección que se alzara con el título de campeón.

historia de la Copa Jules Rimet

Los Mundiales de la Jules Rimet

La copa, aún sin un nombre oficial, viajó en barco en manos de Rimet hasta Montevideo, sede de primer Mundial de Fútbol donde lo alzaró por primera vez el capitán uruguayo José Nasazzi, luego de que Uruguay logre la victoria sobre Argentina en la final por 4 a 2.

La copa que obtuvo Uruguay, diseñada por Lafleur a cambio de 50.000 francos, es una estatuilla hecha en su totalidad de plata y luego bañada en oro de 14 quilates, sobre una base de lapislázuli. Esta Copa del Mundo tenia unos 35 cms. de altura y 3,8 kilos de peso. Su figura representaba a Niké, la diosa de la victoria en la mitologia griega.

Ese mismo trofeo pasó a manos de Italia en 1934, campeón del Mundial que se jugó en su país y lo retuvo en 1938 cuando volvió a ganarlo en Francia. A causa del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, la FIFA decidió suspender el torneo. Por esa razón, en los años 1942 y 1946 no se jugó la Copa y todo ese tiempo debían guardarla los italianos.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, el presidente de la federación italiana y vicepresidente de la FIFA, Ottorino Barassi, tomo la decisión de esconderlo de los nazis, por miedo a que llegaran a rregbatarlo. Para eso lo escondió en una caja de zapatos debajo de su cama tras sacarlo en secreto del banco en el que estaba guardado.

En 1941, la Gestapo se presentó en su casa para preguntar por la Copa. El directivo negó conocer su paradero y tuvo que mantener la compostura cuando registraron su casa. Milagrosamente no miraron debajo de la cama ni en aquella caja de zapatos. La Copa estuvo en manos de Barassi hasta 1943, cuando volvió a manos de la federación italiana.

En 1946 y luego de finalizada la Guerra Mundial, la FIFA celebró un Congreso en Luxemburgo en el cual se tomaron 2 importantes decisiones. En primer lugar se definió que el Campeonato del Mundo de fútbol se volvería a jugar en 1950, con sede en Brasil, y por el otro, el torneo pasaría a llamarse Copa Jules Rimet, en honor a su máximo impulsor.

El robo de Inglaterra

En 1966 el mundial se jugaría en Inglaterra. Todo estaba hasta que cuatro meses antes robaron la Copa Jules Rimet. El trofeo desapareció un domingo 20 de marzo mientras era expuesto en el Westminster´s Centrall Hall de Londres.

Los días pasaban, las pistas se caían y la Copa no aparecía. Hasta que el día 29 de marzo, un hombre llamado David Corbett entrega en comisaría un paquete "Agentes, creo que he encontrado la Copa del Mundo". La policía comprobó que efectivamente, se trababa de la auténtica Copa Jules Rimet. Corbett estaba paseando a su perro Pickles por las calles del sur del Londres cuando el canino se detuvo frente a unos arbustos. Pickles comenzó a olfatear en aquel seto con intensidad hasta llamar la atención de su dueño.

Corbett se acercó al paquete temeroso de que fuese una bomba pero tras romper la caja vio que acababa de encontrar la Copa del Mundo. Tras investigar el caso y ver que la versión de Corbett era cierta, Pickles se convirtió en un héroe nacional. El perrito recibió varias condecoraciones y hasta una marca de comida para perros patrocinó su imagen, premiándole con un cheque de comida gratis a perpetuidad. Cuando Inglaterra ganó el Mundial, Corbett y su perrito Pickles fueron invitados a la celebración.

El robo final

Brasil se convirtió en el primer país en conseguir tres campeonatos: Suecia 1958, Chile 1962 y finalmente en México 1970, en donde le ganaría a la selección italiana en un partidazo que terminaría con un marcador 4:1. Así pues, se le concedió la anhelada Copa Jules Rimet y se encargó la confección de una nueva Copa del Mundo, que no es otra más que la que conocemos hoy en día.

Fue así que la Copa Jules Rimet tuvo su sede definitiva en la Confederación Brasileña de Fútbol. Al menos esto ocurrió durante 13 años porque el día el 20 de diciembre de 1983 la copa fue nuevamente robada. Desde entonces solo hay sospechas y muchos mitos sobre lo que realmente ocurrió con ella.

Te puede interesar:

Etiquetas:

También te puede interesar...

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram